Páginas

Explicación Cortita

Lo característico de la minificción o microrrelato, es su capacidad para disparar sugerencias múltiples en la mente del lector. Para ello se vale de la ambigüedad y de modos oblicuos de expresión, como la ironía, que apuntan a que lo que parece ser no sea, o no se sepa con seguridad si es o no es. De ahí que la paradoja y la parodia sean tan frecuentes. También lo es el doble sentido, en cuyo caso se acerca peligrosamente al chiste. En este límite, el trabajo con las palabras es lo que determina la diferencia".

Raúl Brasca.

martes, 12 de abril de 2011

Monstruos

No le gustaba lo que veía a diario en el espejo. Ese día decidió entrar para hablar con ella, para persuadirla de que dejara su odio de lado y se decidiera a perdonar. Pero al hacerlo, solo logró que ese odio se multiplicara en mil fractales y se incrustara en su carne hasta casi desangrarla. Ya pasó mucho tiempo de aquello. Hoy concluye que valió la pena. Ahora la mujer del espejo ya no siente odio por quien la abandonó: ahora comprende que nadie podría amar a un monstruo como ella.

.

10 comentarios:

Patricia dijo...

Durísimo.
Impecable ficción en la que queda demostrado que el odio es un boomerang.

Besos!

Maite dijo...

Un relato duro, que logra atrapar al lector a pesar de tratar un tema que resulta complicado por la cantidad de escritores que se han "reflejado" en este tipo de historias. Enhorabuena. Abrazos.

TORO SALVAJE dijo...

Duro y fuerte.
Incluso da un poco de pena.

Besos.

Ricardo Musso dijo...

Que paradoja el género femenino eh!.
Cuando están hermosas, pero sienten que les “falta cinco pal´ peso” para ser amadas o retener a su amor, se ponen ansiosas y son capaces de hacer cualquier macana.
Y cuando quedan para figurar en estampitas que asusten a los chicos si no toman la sopa, se relajan y disfrutan la vida!.
¿Quién las entiende?.

Excelente cortito que recuerda la frase del riojano: “Estamos mal, pero vamos bien!”.
Me gustó Claudia.

Besos.
Rik

Luisa Hurtado González dijo...

Duro, durísimo. Me quedo con tu "ya no siente odio" tras la cual me duele (me sigue doliendo) la frase final.
Un beso.

Mónica Ortelli dijo...

Hay que saber hacer una autocrítica como esa.
Muy buen micro, Claudia.
Abrazo.

Gi dijo...

Triste.
Me gustó

Torcuato dijo...

Mientras no aprenda a perdonarse se verá monstruosa.
Besos.

Rafa dijo...

Profundo, monstruosos y, una vez más, tierno. Tienes una dulzura al escribir que se destila en cada una de tus letras. Lamentablemente tengo que limpiar la casa, que el viernos tengo visita, pero me encantaría pasar aquí el día.
Cuenta conmigo como lector asiduo.

carlos de la parra dijo...

La baja autoestima suele deformar el propio juicio.