Páginas

Explicación Cortita

Lo característico de la minificción o microrrelato, es su capacidad para disparar sugerencias múltiples en la mente del lector. Para ello se vale de la ambigüedad y de modos oblicuos de expresión, como la ironía, que apuntan a que lo que parece ser no sea, o no se sepa con seguridad si es o no es. De ahí que la paradoja y la parodia sean tan frecuentes. También lo es el doble sentido, en cuyo caso se acerca peligrosamente al chiste. En este límite, el trabajo con las palabras es lo que determina la diferencia".

Raúl Brasca.

domingo, 10 de octubre de 2010

Esencial


Escudriñaba su esencia en el fondo de la pupila reflejada en el espejo, cuando una voz de niña, muy lejana, le susurró una frase del Principito. Decepcionada, se puso sus lentes de sol, tomó su carterita y volvió a la calle, a trabajar.

Aquí en gallego

20 comentarios:

Marcelo dijo...

El Principito me decepcionó pero claro... Desde otro punto de vista.
Una maravilla que no decepciona es este microrrelato.

El Drac dijo...

No recuerdo la frase del principito pero se me ha venido la letra de una canción de Raphael. Un besote

TORO SALVAJE dijo...

Que poco dura la magia.

Besos.

Maite dijo...

Espero que tu personaje haya logrado no perder del todo esa esencia. Un besito.

Torcuato dijo...

No quiere hacer caso a la niña que fue. Tendré que releerme El Principito.
Un beso.

Puck dijo...

Lo esencial es invisible a los ojos, pero yo creo que se puede captar en la mirada :-) Saludillos

unarevistaliteraria dijo...

Es que el trabajo es parte de esa cruel realidad.

Saludos

PD. En la revista hay un par de micros.

Luis dijo...

Que duro enfrentarse a la realidad de nosotros mismo. A veces preferimos salir corriendo incluso para salir a la calle a trabajar.
Excelente Claudia.

Adivín Serafín dijo...

Cruda realidad. Precioso.

Blogsaludos

Manuel dijo...

A veces es mejor vivir fuera de tiempo. Estar en el mundo mas allá del mundo.

Manuel dijo...

A veces vivimos a carreras, sin escuchar el alma.

Daniel Os dijo...

Si no se me enoja don Antoine, defenderé el postulado de que lo invisible es escencial para los ojos.
Qué buena historia,
D.

MAGAH dijo...

Los lentes de sol hacen milagros.

cHaROl dijo...

Buenisimo!

Ricardo Musso dijo...

Me gustó tu cortito Claudia.
La pupila pareciera ser la “puerta de entrada” a conocernos “a fondo” para el imaginario popular.

Ahora; siempre entendí que la frase de Exupéry hacía referencia a la imposibilidad de conocer el SER (la esencia) de las personas a través del PARECER o el ACTUAR para un observador externo, pero no para el individuo mismo. ¿Quién mejor que uno mismo sabe cuál es su real naturaleza?

Así y todo, no siempre esa cualidad será invisible a los ojos.
En las situaciones límite suele ser imposible ocultar el SER.
Sería interesante observar cómo actuaría esa “trabajadora” sexual en un juicio sucesorio; o verla cuando se le suelte un punto del lifting, por ejemplo.

Besos.
Rik

Cecy dijo...

Que dificil llevar la voz de niña que le susurra con la que tiene que salir a trabajar.

Un besito linda!

Carolina dijo...

Ay ay ay....tan cierto.Un micro perfecto , Clau

Alberto Flecha dijo...

¡Qué pocos niños llevan gafas de sol! ¿Verdad? Ahora ya sé el porqué...
Me gustó mucho, Claudia.

Sucede dijo...

Hola claudia, he leído unos cuantos de tus micros y me han parecido muy buenos, te invito a pasar por mi blog para que veas otra forma de relatar, puedes ir directamente a RELATOS...De momento yo te sigo porque me transmites sencillez en tus letras y muy buenas sensaciones! Un saludo!!

Que no me canso de ser

Marcelo dijo...

Äpala...fuerte, muy fuerte, como un cuchillito ahicito nomás, para escarbar un poco en medio de esta sociedad...