Páginas

Explicación Cortita

Lo característico de la minificción o microrrelato, es su capacidad para disparar sugerencias múltiples en la mente del lector. Para ello se vale de la ambigüedad y de modos oblicuos de expresión, como la ironía, que apuntan a que lo que parece ser no sea, o no se sepa con seguridad si es o no es. De ahí que la paradoja y la parodia sean tan frecuentes. También lo es el doble sentido, en cuyo caso se acerca peligrosamente al chiste. En este límite, el trabajo con las palabras es lo que determina la diferencia".

Raúl Brasca.

jueves, 3 de septiembre de 2009

Confusión




Días después de que el forense publicara la fotografía, comenzaron a llegar cientos de cartas pidiendo milagros. Analizado el tema, hubo que emitir una aclaración:La aureola que se adivina sobre la cabeza de la mujer no es la de una santa; es la marca de un vaso sobre la foto antes de ser escaneada. Y aquí no tenemos Photoshop.

.

11 comentarios:

Daniel Os dijo...

Siempre las excusas vienen de la mano de los recursos que conocemos… hoy Photoshop se hace cargo de marcas de vasos como hace 500 años los sfumatos nos dejaban la duda entre sonrisa o resignación… y hace 2000 años, con tan poca técnica, sólo podíamos atribuirle las divulgaciones confusas a los falsos mesías.

Las masas no se equivocan.
D.

TORO SALVAJE dijo...

De Whisky?

Besos.

Juan dijo...

Claudia

Así es como pueden cimentarse las creencias y llegar a ser postulados para su beatificación.

Un abrazo.

Juan Antonio

Ricardo Musso dijo...

Claudia…, paraaaaaá!!!

¿Qué aclaración, ni Photoshop…?????.

El tema es así:

- “Los otros días, antes de adentrarnos a nuestras tareas habituales, el forense y yo pasamos por la Iglesia de la Santa de los Santos Milagros, y el Párroco estaba dando su habitual misa.
Cuando concurrí al frente a tomar el sacramento iba con la foto de DamasArt en mano. Me arrodillé y la deposité sobre la pequeña tarimita de madera.
El Padre, antes de encomendar el cuerpo de Cristo en mi boca, dejó su vaso con vino misal sobre la imagen.
Al retirarlo…ohhhh…., apareció la aureola sobre la imagen de la mujer.
Todos exclamamos: Milagro…, milagro…, milagro de la Santa de los Santos Milagros !!!!.
Ahí está…, a la vista del mundo, la indeleble marca de su prodigio, y dispuesta a cumplir con cualquier deseo de quien posea una foto y se lo solicite!.
Son 10 mangos cada estampita!!!.


No puede ser que a esta altura tenga que estar mostrándote los negocios que “te dejan picando”…, vamos Claudia…, en qué país naciste!!!.

Besos…, nos estamos viendo!
Rik

Marcelo dijo...

Así no hay milagro que aguante...

Guillermo Iglesias dijo...

Me gustó.
Los hombres de fe dirán que la marca apareció allí y no en otro lado, por alguna divina razón. Los caminos del señor son insondables. Qué sé yo, viste?
Beso

Fabiana dijo...

Claudia: ¡Muy bueno!
El Photoshop hace estragos últimamente. Y muchos aprovechan para vender lo que algunos quieren comprar.
No es este el caso. Pero lo del vaso fue genial.

Excelentes tus microrelatos.
Besos.

Luís dijo...

Como siempre magistral amiga Claudia.
Llegué un poco tarde por culpa de unas maravillosas vacaciones.
Enhorabuena por el premio.
Saludos y PAZ

Danik Lammá dijo...

Bueno Clau, toy por aquí... dejándote señal.
Besos

©Claudia Isabel dijo...

Me encantó el cuento...siempre me sorprende cuando se puede contar tanto con pocas lineas.
Un abrazo

reina dijo...

No tenemos Photoshop.... jajaja
Estoy dando una vuelta por tu sitio Claudia y no tiene desperdicio...!
Sigo leyendo...