Páginas

Explicación Cortita

Lo característico de la minificción o microrrelato, es su capacidad para disparar sugerencias múltiples en la mente del lector. Para ello se vale de la ambigüedad y de modos oblicuos de expresión, como la ironía, que apuntan a que lo que parece ser no sea, o no se sepa con seguridad si es o no es. De ahí que la paradoja y la parodia sean tan frecuentes. También lo es el doble sentido, en cuyo caso se acerca peligrosamente al chiste. En este límite, el trabajo con las palabras es lo que determina la diferencia".

Raúl Brasca.

viernes, 25 de septiembre de 2009

Bodas de Sangre


Lo único que la novia ansiaba era unirse con su amado. Llevaba años soportando la trágica vida a la que Lorca la había condenado. El día había llegado, el momento de cambiar su destino. Parada ya frente al novio, pensaba en el auto esperándola; muy cerca de él, en las maletas ya cargadas; sus labios casi rozándose, tornaban su corazón taquicárdico; entonces sacó su arma y le disparó silenciosamente.
Mientras la bala hacía su recorrido, entrando por la barbilla y saliendo por el cráneo, la novia huía por la puerta lateral del púlpito, donde Leonardo la esperaba con el auto en marcha.
Finalmente, los tiempos habían cambiado, ya no se acostumbraban tantos muertos por honor.

.

13 comentarios:

Guillermo Iglesias dijo...

Es duro, irónico, espectacular.
¡Excelente!
Beso

no comments dijo...

Muy bueno. Suerte en el concurso, yo participé con el mío...

Un saludo indio

TORO SALVAJE dijo...

Que lista.
Claro que si.
Se merece otra obra. La que le guste a ella.

Besos.

Luís dijo...

Ya era hora de que alguien le otorgára posibilidad de liberarse y alcanzar la gloria personal.
Un saludo

Steki dijo...

Uála! Excelente!
Mi obra maestra me tuvo a las vueltas, jaja, pero ya salió. Gracias por las molestias ocasionadas, jaja.
Vos bien?
Besotes y buen finde!
STEKI.

Cecy dijo...

Ja.
Si que me gusto.
Esta bien que la dejaras liberarse.

Besos, Clau.

A ver cuando nos vemos, eh!!!

Marcelo dijo...

Al fin una novia que busca el altar para otra cosa!

Daniel Os dijo...

No he asistido antes a bodas muy distintas… tal vez sin balas pero jamás sin una exaltación del honor ni una promesa de que la muerte se encargará de la separación.
Extraordinario relato, lo quiero ver en cine dirigido por Tarantino.
D.

Ana dijo...

Muy bueno Claudia, me hizo acordar a "El graduado" pero en clave de sangre.
Un beso

Clara dijo...

Excelente, Claudia.

Como le decía a Martín, este mes nos hemos vuelto todos unos asesinos... ja,ja...

Nos vemos en Minificciones.

Un abrazo,

Fabiana dijo...

Lo tuyo es impredecible. Pero un lujo.
Me pareció genial, como siempre.

Que tengas una linda semana.

María dijo...

¡Vaya! Nada de volver luego a llorar frente a la suegra la pérdida doble del niñito de agua y el golpe de mar.

Saludos,

Ricardo Musso dijo...

Hola Claudia!

Ta´bueno che!.
Que despelote ¿no?.

Como dice Ana, las situación me recuerda una película pero no sé cuál; ¿es bodas de sangre?.

Había oído la frase: “corría como un rayo”; más nunca como una bala!.

Cha que se las debe traer el Leonardo ese!.
¿Tan jodido fue Lorca en su vida como para terminar así?; no por él lo digo sino por ella, porque ahora van a venir los de la policía científica de CSI y seguro que la terminan “pescando”!. Y chau Lorca, Leonardo, ella y toda la parentela!

Besos
Rik