Páginas

Explicación Cortita

Lo característico de la minificción o microrrelato, es su capacidad para disparar sugerencias múltiples en la mente del lector. Para ello se vale de la ambigüedad y de modos oblicuos de expresión, como la ironía, que apuntan a que lo que parece ser no sea, o no se sepa con seguridad si es o no es. De ahí que la paradoja y la parodia sean tan frecuentes. También lo es el doble sentido, en cuyo caso se acerca peligrosamente al chiste. En este límite, el trabajo con las palabras es lo que determina la diferencia".

Raúl Brasca.

sábado, 23 de mayo de 2009

Minis

La escritora Dolores M. Koch define muy bien cómo escribir minificciones (o micro-relatos o micro-cuentos), el género literario más reciente, complejo y experimental, en el que torpemente intento incursionar.

“Un micro-relato ha de tener algunas de las siguientes características (no necesariamente todas a la vez): hibridez genérica, desenlace ambivalente o elíptico, alusiones literarias (o bíblicas, míticas, históricas, etc.), rescate de fórmulas de escritura antigua (como fábulas o bestiarios) y la inserción de formatos nuevos, no literarios, de la tecnología y de los medios modernos de comunicación”.

Y me resulta muy motivador la utilización de imágenes como disparador para los relatos, que cuanto más cortos, mejor.





TRADICION


Se acercaba la hora de la segunda oración, cuando Sem les advirtió: "el tigre está en la biblioteca". A partir de entonces, todos los hombres fueron semitas.


.

17 comentarios:

Ricardo Musso dijo...

Cuando 100 kb me avisaron que la noche había caído entre los rincones más “Cortitos” del ciberespacio, pero una luz allí hallaría, monté en mi mozzilluminoso pez estrellado, y galopé, sin prisa, pero sin pausa, al sitio donde todo se iluminó!..., convirtiendo 100kb, en REALIDAD!

Besos.
Rikosos.

PD: Que bueno ese estilo…!, te felicito..., dale que me gusta!...jajaja!, perdón por mi atrevimiento!

Cecy dijo...

Te salen espectaculares.
Igual por lo que estuve investigando hay una tendencia a seguir ciertas reglas con los relatos cortos, son interesante de leer, aunque prefiero el que sale sin previo aviso.

Besos Clau.

Daniel Os dijo...

Te imagino participando en el concurso y compartiendo luego por acá las buenas experiencias recogidas. Este estilo en el que varios somos orgullosos testigos de verte crecer, ¿tiene que ver con la inmediatez solicitada por los tiempos modernos? ¿por la falta de todo tipo de espacios? ¿por la avidez del lector de encontrar la inteligencia del autor, y la suya propia, entre las primeras frases?
Aceptaste un desafío para nada micro que resolvés con macro holgura.

Steki dijo...

Este estilo es el tuyo, indefectiblemente. Minirrelato de la MiniClau, jaja. No te enojés, che!
Me mató Rik con su locura, jaja.
Beso para ti en domingo, amiga del alma.
STEKI.

TORO SALVAJE dijo...

Incursionas de lujo.
Lo haces muy bien.

Besos.

Guillermo Iglesias dijo...

Me parece que un mérito del micro-relato es que pone a escribir al lector. Hay en ese subgénro una extrema postulación de la realidad. Me resulta difícil, sin embargo, reconocer sus límites: una sola palabra implica el universo “…decir “tigre”, es mencionar los ciervos con los que se alimentó, los pastos que nutrieron a los ciervos, la lluvia que le dio vida a los pastos…etc. La palabra “amor” debe ser, en este sentido, el micro-relato más largo del mundo. ¿Pero es un micro-relato? En tres pomos de óleo, con los colores primarios, está contenida toda la pintura universal; pero se necesita un laborioso espectador para que vea en ellos los girasoles de Van Gogh o la Gioconda. No sé.
Beso.

Claudia Sánchez dijo...

Como siempre Guillermo, muy acertado tu comentario.
Hay mucho que interpretar de parte del lector.
Por eso es tan difícil lograr una buena minificción que sea fácilmente interpretable por cualquiera.
Por ejemplo, en esta mini, que no debe despegarse de la imagen, hay que saber que estamos hablando de la historia bíblica del arca de Noé, que Sem era uno de sus hijos, que la tradición judaica contempla un horario de segunda oración después del mediodía, que es cuando el personaje Isabel del Bestiario de Cortázar anuncia que el tigre no estaba en la biblioteca, haciendo que el hombre malvado concurra tranquilo allí y sea matado por el tigre, salvándose ella y los demás de su opresión.
Y todo resumido en un par de líneas.
Muy difícil y por eso apasionante.
Saludos a todos!

Guillermo Iglesias dijo...

De todas maneras, creo que D.M. Koch expone con claridad su propia opinión acerca del micro-relato. Es curioso, sin embargo, que ensaye su definición con arreglo a ciertas características que ese subgénero tiene en común con otros. La apertura y las relaciones intertextuales, son patrimonio de la narrativa toda, no de una de sus provincias. En el último punto –el referido a formatos y “medios modernos de comunicación”- creo que confunde a la literatura con sus eventuales soportes.

Tengo que amasar tallarines. Beso

Clara dijo...

Hola Claudia.
Gracias por tu aportación. Como sabes, todo lo que tiene que ver con la minificción me apasiona.
Yo también participo en el concurso de minificciones y en abril, el mío recibió la segunda mención.
Seguramente, ya habrás participado en el mes de mayo... nos leemos también por allí.
Un placer encontrarte!
Un beso,

Soledad Sánchez M. dijo...

Pues te salen de maravilla, Celia.

Sigue sorprendiéndonos con ellos.

Un beso.

Soledad.

Juan Carlos Lozano dijo...

x=2y(V2z/3)+3y-2 ¿ta bién?. mmmmmmm

a mi nunca me ha funcionado eso de las "Formulas para escribir". En el fondo me hacen sentir que no soy yo. y que algo extraño, viscoso, inmundo, hace su mejor esfuerzo por poseerme. Una luz mortecina se reflejaba en mis pupilas.

;)
un abrazo, feliz finde
juank.

Luís dijo...

Claudia, es increíble tu capacidad para crear imágenes, espacios.
Me encanta acudir a tu blog por lo que me aporta de enriquecimiento imaginativo.
Gracias por escribir.
PAZ
PD: Hace unos meses que no participo en mini-ficciones, pero volveré a hacerlo empujado por el ímpetu que me aportan tus intentos.

Víctor dijo...

Claudia, te sobra modestia y el adverbio "torpemente" de tus incursiones en el género. Para escribir buenas microficciones sólo necesita(mo)s dos cosas: leer y escribir miles de ellas.
El ovillo de la parodia ofrece un buen hilo para estirar. Pruébalo.

Un saludo y gracias por tus visitas.

Abelardo Manuel Martinez dijo...

Sea del género que sea, un escritor solamente tiene ante el lector sus palabras. Sea lo que sea lo que se escriba, debe estar bien hecho, tener un significado justo y preciso, pues repito, es la única tarjeta de presentación que tenemos, las palabras escritas.
Un saludo

jordim dijo...

los microrelatos son de lo más dificil; es facil escribir cualquier cosa que no diga nada.

León dijo...

Realmente te admiro y a la vez a quienes incursionan en este estilo... valoro que se adopte, que se logre. Es tan complicado dar singnificados universales en pocas palabras. Quizá creo que además habría que intentar apelar a cosas mas comunes a nosotros, sin dejarlas tampoco al alcance de la mano. Digo, por que se supone que la intencion del autor es impactar al lector, pero para eso tiene que tener en cuenta el conocimiento estandar de este en general. Lo digo mas estrictamente por las alusiones literarias, quiza no todo el mundo pueda encontrarse en ciertas alusiones, o nombres, o epocas.
Claro que, tambien variaría segun el publico, por decirles asi, que el autor quisiera filtrar a través de sus escritos. Bueno, no quiero aburrir, como decía antes es demasiado complejo.

Solo quiero decir que admiro tu forma de escribir y es un gusto para mí haber llegado hasta tu blog. Estás invitada a mi rinconcito poetico, cuando gustes.

Un abrazo

Fabiana dijo...

¡Genial Claudia!
Te salen como los dioses.
Te felicito.