Páginas

Explicación Cortita

Lo característico de la minificción o microrrelato, es su capacidad para disparar sugerencias múltiples en la mente del lector. Para ello se vale de la ambigüedad y de modos oblicuos de expresión, como la ironía, que apuntan a que lo que parece ser no sea, o no se sepa con seguridad si es o no es. De ahí que la paradoja y la parodia sean tan frecuentes. También lo es el doble sentido, en cuyo caso se acerca peligrosamente al chiste. En este límite, el trabajo con las palabras es lo que determina la diferencia".

Raúl Brasca.

lunes, 16 de abril de 2012

La tempestad



La tempestad es atroz. Ráfagas huracanadas, lluvia. Y los rayos, danzando impertérritos sobre los postes de energía, provocan llamaradas que iluminan la ciudad a medida que ésta se apaga. Desde el vigésimo piso el espectáculo es dantesco. Yo también quedo a oscuras. Enciendo una vela, con ésta un cigarrillo y me siento sobre la alfombra, frente al ventanal, a esperar que la tormenta pase. Los rayos son las venas de un gigante furioso que restalla su látigo mientras ruge.
Esta ridiculez estaba pensando escribir, cuando la voluta de humo que acababa de exhalar, repentinamente, se detuvo en el aire. Asombrada, veo que afuera todo se detuvo también. No es que hubiera terminado la tormenta, simplemente todo se detuvo. Hasta los sonidos. Silencio absoluto. Mi cuerpo estaba inmóvil también. Pero mi mente no perdía detalle -entre rayos, gotas de lluvia y volutas de humo- buscando una explicación.
Luego de un segundo eterno, percibí la lenta caída de la vela hacia la alfombra. Los cristales estallaron, todo volaba en espiral, pero yo aún no podía moverme. La oscuridad y el silencio ya eran totales. Un angustioso e insondable vacío me asfixiaba. Por eso, al ver venir el latigazo final, agradecí aliviada.
.

10 comentarios:

Luisa Hurtado González dijo...

Me ha gustado muchísimo cómo cuentas ese instante exacto en el que todo cambia o puede cambiar. Es mágico y poderoso, como son las tormentas.
Un beso, Luisa.

Patricia Nasello dijo...

G E N I A L

Un abrazo admirado, Claudia

Cecy dijo...

Entre la tormenta interna y la externa, parece dejar sin un soplido de aire. Que suerte cuando llega la calma.

Un beso Clau.

Miguelángel Flores dijo...

Qué bien descrito, Claudia, con qué delicadeza.
Un abrazo.

Sergio Cossa dijo...

La respiración misma se detiene en la lectura de este micro.
La atmósfera asfixiante que logra es... asfixiante :))
Un verdadero gusto.
¡Saludos, Claudia!

miralunas dijo...

caray! menos mal que ha sido breve como un latigazo!
mis respetos, Claudia. Mis respetos.
abrazo

cHaROl dijo...

No te puedo creer... Mira que leo tus cortitos de vez en cuando, pero siempre que vuelvo, me quedo asombrada. Impresionante. Me puso la piel de gallina!

Guillermo Escribano dijo...

Hola, Claudia
Siento decirte que este micro tiene mucha tensión emocional y que me ha gustado mucho.
Tengo un regalo (o una pesadilla) para tí:
http://www.ecceappropinquathora.com/2012/05/liebster-blog-award.html

DE-PROPOSITO dijo...

La tempestad es atroz.
-------
Depois da tempestade vem a bonança.
----
Felicidades
Manuel

Anónimo y orgulloso de ello dijo...

Astrocitos somos todos.
La Boca del Ello