Páginas

Explicación Cortita

Lo característico de la minificción o microrrelato, es su capacidad para disparar sugerencias múltiples en la mente del lector. Para ello se vale de la ambigüedad y de modos oblicuos de expresión, como la ironía, que apuntan a que lo que parece ser no sea, o no se sepa con seguridad si es o no es. De ahí que la paradoja y la parodia sean tan frecuentes. También lo es el doble sentido, en cuyo caso se acerca peligrosamente al chiste. En este límite, el trabajo con las palabras es lo que determina la diferencia".

Raúl Brasca.

lunes, 3 de octubre de 2011

Agreste

Ilustración de Adriana Lucas
Mientras dormitaba un poco, antes de almorzar, el dolor sordo en mi oído me recordó a Van Gogh. Pensé en los amarillos verdeazulados de sus obras y su estilo inconfundible. Lo busqué con la mirada en el libro postimpresionista que duerme en mi biblioteca.
De pronto, de un salto, fue a sentarse junto a la ventana donde aguardaba el atril con el lienzo en blanco. A una velocidad asombrosa mezcló algunos colores en su paleta y comenzó a pintar frenéticamente.
- Tengo que apurarme, solo tengo cinco minutos antes de que se note el cambio de la luz ¿Me hablaba a mí? – El paisaje agreste de esta comarca nunca volverá a ser el mismo y yo tengo que conservarlo, para cuando lleguen mis días sin sol – Yo lo observaba de espaldas, movía incansablemente las manos. Cuando tuve la certeza de estar soñando, dio media vuelta y sus ojos azules, profundísimos, buscaron mi aprobación - ¡¿Por favor?Ya estaba por contestarle cuando una mujer irrumpió en la habitación:
- Cinco minutos para almorzar Anita… pero… ¡pero mira que cuadro más bonito has pintado! ¿Qué es, el jardín de tu casa?
- C’est Arlés, madame!
- Ah, claro, sí. Bueno, déjalo allí y cuando vengan tus nietos les pides que te lo cuelguen, así alegras un poco estas paredes. Ahora apúrate que ya están todos en el comedor.
Ya sé que no puedo explicarles nada. Me tomarían por loca.

.

7 comentarios:

miralunas dijo...

cierto, cierto.
nadie lo entendería. ( me encanta conocer ese secreto!)

bellìsimo.

Patricia Nasello dijo...

Por algo la habrá elegido Vincent, Por algo elusivo que la narradora, sabiamente, ha escogido dejar a criterio del letor.

Siempre es un placer leerte, Claudia!

Ricardo Musso dijo...

¿Y no lo firmó… ¿no lo firmó? Porque si lo firmó, sabes que no!; por más que me tomen por loco, me declaro en huelga de hambre hasta que los expertos analicen la rúbrica, lo vendo, me tomo el primer vuelo a Francia y chau geriátrico!!! Debe valer un fangote de guita esa pintura!

Que tarro la Anita che… y vos Claudia, brillante como siempre en tus minificciones, no sos ninguna tontita en imaginarte los relatos eh!
Felicitaciones!

Besos.
Rik

Mónica Ortelli dijo...

Me encantó, deliciosa historia.
Un abrazo fuerte, Claudia.

pablogonz dijo...

Muy original. Las imágenes impresionan y postimpresionan.
Abrazos fuertes,
PABLO GONZ

Daniel Os dijo...

Siempre se puede culpar a que te sirvieron algo cargado el ajenjo.
Salud, compañera.
D.

Gi dijo...

No, mejor no explicar nada, pero qué feo quedarse sin compartir tan lindo encuentro.
Beso