Páginas

Explicación Cortita

Lo característico de la minificción o microrrelato, es su capacidad para disparar sugerencias múltiples en la mente del lector. Para ello se vale de la ambigüedad y de modos oblicuos de expresión, como la ironía, que apuntan a que lo que parece ser no sea, o no se sepa con seguridad si es o no es. De ahí que la paradoja y la parodia sean tan frecuentes. También lo es el doble sentido, en cuyo caso se acerca peligrosamente al chiste. En este límite, el trabajo con las palabras es lo que determina la diferencia".

Raúl Brasca.

martes, 26 de julio de 2011

Q

Acabé por eliminarla. Empecé por ella pero terminé con todas. Todo empezó esta mañana.
Un fideo de letra, la Q más precisamente, estaba adherida al barral de mi cama, dándome la espalda, como si estuviera escabulléndose del envase donde convivía con el resto de las letras. La apoyé sobre mi mesa de noche pensando en cómo llegó hasta allí desde la cocina, atravesó la sala, el pasillo y trepó la pared hasta mi cama.
Decidí dejarla ahí. No fuera a ser cabecilla de un movimiento rebelde y si le hacía algo, se me vendrían los abecedarios completos, desde la alacena, a torturarme en la noche.
No, así tampoco podría dormirme. Acabé por eliminarlas.
Todas las Q de las dos cajas desaparecieron por el vertedero. Eso sí, no pude formar ninguna palabra con ella en este relato. Los lectores sabrán comprender: las decisiones drásticas tienen sus consecuencias.

.

15 comentarios:

Ricardo Musso dijo...

Que maravilla que haya podido escribir, sin utilizar la letra q, tan entretenida minificción que no la haya obligado quebrar el arte de escribir “quemando” una trama que quebrantara la admiración que tengo por usted, querida amiga.

Quiero además agradecerle que pueda hoy darme yo una explicación al quejumbroso ruido que manaba anoche de mi vertedero. Aunque le digo que no me quitó el sueño, tengo que confesarle que hoy siento una quemadora compulsión a utilizarla cuando esquribo!

Besos querendones!.
Riq

PD: Brillante Claudia, ídola…jajaja!

Rosa dijo...

Has eliminado a todas las Q de un plumazo. Ahora no podrás querer pero si amar.

Besos desde el aire

Anita Dinamita dijo...

Impresionante... al final tuve que leerlo entero para dar fe de que realmente no hay q en el texto. Genial complicidad con quien lee.
Abrazos

Cecy dijo...

Mas que entender, me quedo maravillada.
Cada vez me gustan más tu minis ficciones.
Que genial Clau.

Un beso grande!!!

pablogonz dijo...

La Q es la letra más sincera de todas, sobre todo de las mayúsculas. También es la más sabia. Haz la prueba. Abre un libro cualquiera. Te darás cuenta de que los ojos siempre se posan en una letra Q.
Abrazos fuertes,
PABLO GONZ

montse dijo...

Y qué quería esa Q? Ahí estaba el quid de la cuestión.

Claudia Sánchez dijo...

Amigos, gracias por pasar! Sé que sonará increíble, pero este caso es verídico. La letra Q apareció en el barral de mi cama, de espaldas. Lo primero que hice fue pensar en mi niño, en que se había mandado alguna trastada, pero haciendo memoria, hacía mucho que no comíamos sopa de letras. No tiene lógica ni explicación por donde se lo mire. Entonces, para sacarlo de mi mente, me convencí que estaba allí para que yo escribiera sobre él, pobre fideo fugitivo. Lo que sí, ahora no me animo a mirar detrás de la cama.
;-) Saludos!

Mónica Ortelli dijo...

Ja! Muy buena idea, Claudia. Me alegra que hayas regresado de tu impasse. Yo ando disfrutando del mío.
Un abrazo

Patricia Nasello dijo...

Un encanto de micro!
...hasta que leí que lo del fideo es cierto.
Tené cuidado Clau, ya sabés: fantasmas, extraterrestres, brujas, alguien que antes era cucaracha, ja ja.

Besos

MUCHITA dijo...

¡Que buena manera de escribir!

Besos mil...

PD. yo use la Q que vos no usaste, je.

Sandra Montelpare dijo...

Ah pero qué bueno, Claudia! Automáticamente releí. Genial!!

TORO SALVAJE dijo...

Las Q son unas elitistas.
Y no saben que sin las vocales no son nada.

Besos.

carlos de la parra dijo...

Interesante ejercicio, aunque prefiero agregar letras que suprimirlas, el lenguaje necesita crecer.

Ricardo Musso dijo...

Naaaaaaaaaaaaa….!!!!, no lo puedo creer.

Alguna explicación habrá, ¿fideo con patas o alas?........mmmmmmmm, no, no creo. Da igual!
Tendrás “jabón” de mirar detrás de la cama pero por suerte no te quedó una q-fobia!. La utilizaste 8 veces en tu comentario sobre la anécdota (sumando la solitaria).

Insólita experiencia que motivo una brillante creación.
Te felicito !!!.
Besos
Rik

cHaROl dijo...

Tres!! perdon!! me olvidaba la del titulo!