Páginas

Explicación Cortita

Lo característico de la minificción o microrrelato, es su capacidad para disparar sugerencias múltiples en la mente del lector. Para ello se vale de la ambigüedad y de modos oblicuos de expresión, como la ironía, que apuntan a que lo que parece ser no sea, o no se sepa con seguridad si es o no es. De ahí que la paradoja y la parodia sean tan frecuentes. También lo es el doble sentido, en cuyo caso se acerca peligrosamente al chiste. En este límite, el trabajo con las palabras es lo que determina la diferencia".

Raúl Brasca.

jueves, 30 de septiembre de 2010

Piedad

Le dice al oído en una de las arremetidas: quedáte quieta chiquita, si te movés no puedo. Te prometo que no te va a doler.
Así, hablándole muy despacio y acariciándole el pelo, logra que se calme. Con un rápido movimiento, le aplica la inyección que surte efecto de inmediato. Primero dobla las rodillas y luego cae al suelo sobre su costado sano.

Cuando sus ojos finalmente se opacan, le quita las anteojeras y llama al petisero que observa la escena desde las tolvas. –Entiérrenla Cipriano y después preparáte que vamos a cazar a ese maldito.

.

sábado, 18 de septiembre de 2010

Mensaje



Cuando empecé a mirar hacia abajo, mi mano quedó paralizada, presa de un rigor involuntario y un dolor insoportable. Incapaz de moverme, el pincel quedó fijo sobre la tela que absorbía el líquido bermejo, creando por sí misma la más bella obra que jamás hubiera visto. En una fracción de segundo mi conciencia penetró la tela y me vi, en ese minúsculo puntito negro del entramado, intentando pintar una acuarela. El dolor en mi mano me volvió a la realidad. Entonces, entendí clarísimo el mensaje : nunca debo dejar de mirar hacia arriba.

.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Informe

Hemos sido alertados por un mensaje de la superficie virtual, a los ciento dieciocho segundos de que el ordenador central se bloqueara. Un programa autónomo, funcional en exteriores, notó la presencia del virus mientras tomaba sol. Más allá de producir la suspensión momentánea de toda actividad programada -incluyendo el movimiento del mar, los niños jugando y las charlas de la gente-, el virus tomó la forma de una bandada de pájaros gigantes surcando el cielo, lo que provocó un apamplamiento general de los residentes. Gracias a este mensajero, hemos podido resetear toda la zona afectada y, luego de la desinfección, con borrado parcial de memoria incluido, confirmamos que el peligro ha pasado. La matrix continúa trabajando con normalidad.


Gracias Alberto Flecha por la inspiración para este micro.

sábado, 11 de septiembre de 2010

Venganza



Un dolor punzante sobre la sien derecha la volvió en sí. Apenas pudo entreabrir sus ojos, observó todo dado vuelta. Una espesa gota carmesí colgando en el puente de su nariz le indicó que yacía en el piso. Quiso levantarse pero su cuerpo no le obedeció. Solamente podía mover sus ojos. No lograba ordenar sus ideas. No entendía qué pasaba. Un lago de sangre se extendía frente a ella, tiñendo los jirones de broderie de su vestido y, más allá, un desconocido, con un sable atravesándole el cuerpo, se hincaba sobre sus rodillas, en medio de otro espejo de sangre. Solo cuando descubrió a su esposo sentado en el sillón, la mirada perdida en ella, recordó el brutal ataque del que había sido víctima. ¿Qué sucedía? ¿Por qué no la ayudaba? ¿Y qué hacía con un arma en la mano? Comenzaba a ver borroso, le costaba hilvanar sus pensamientos. Pero estaba segura de que ese sillón era verde, no rojo. Agotada, dejó que la oscuridad la invadiera del todo.

.

lunes, 6 de septiembre de 2010

Generación Z



Quan Chi y Kano amaban a Sonya. Nada les importaba el futuro que los dioses tuvieran previsto. Por ella se batieron con los más feroces luchadores, hasta quedar enfrentados el uno al otro. Todo lo hacían por obtener su atención. No sabían que la desaparición de Blaze la había convertido en la más poderosa de Edenia. Ni que los poderosos prefieren morir antes que compartir su poder. Lo supieron cuando la vieron, en la cima de la pirámide, enfrentando al dios del trueno con tal energía, que su cuerpo se pulverizó en una explosión, creando una onda expansiva que destruía todo a su paso. Sólo entonces comprendieron que la lucha, como vaticinaron los dioses, estaba terminando y que ellos tampoco vivirían la nueva era de paz.
-No má, vos no entendés. No se pueden morir todos. Si nó ¿contra quién vamos a luchar en la próxima versión del juego?
.

.

jueves, 2 de septiembre de 2010

FIN

Abandonando la duda a la suave brisa que corría a sus espadas, atravesó el hueco en el espejo. Allí miró hacia atrás y vio cómo su casa comenzaba a desintegrarse por el viento, ahora huracanado. Entonces divisó a la joven. Escribía arrebujada en el sofá del extraño salón donde se hallaba. No parecía percatarse de su llegada. Algo familiar en sus gestos la indujo a pensar en algún parentesco. "¿Habré viajado en el tiempo?, ¿Habré muerto y ahora soy un fantasma?". Avanzó con lentitud y se detuvo detrás de la muchacha. Apenas alcanzó a leer las últimas palabras escritas en azul: "... la casa, finalmente fue arrasada por el huracán y de su dueña, jamás se volvió a saber". FIN.

.