Páginas

Explicación Cortita

Lo característico de la minificción o microrrelato, es su capacidad para disparar sugerencias múltiples en la mente del lector. Para ello se vale de la ambigüedad y de modos oblicuos de expresión, como la ironía, que apuntan a que lo que parece ser no sea, o no se sepa con seguridad si es o no es. De ahí que la paradoja y la parodia sean tan frecuentes. También lo es el doble sentido, en cuyo caso se acerca peligrosamente al chiste. En este límite, el trabajo con las palabras es lo que determina la diferencia".

Raúl Brasca.

jueves, 19 de agosto de 2010

Majaderías

Mi sepulcro a perpetuidad, donde me has eternizado en el escarnio, engalana hoy estas paredes. De nada sirvió que trataras de enmendar tu desatino recreándome con este vestido insignificante. Debiste haber quemado tu primera obra para poder redimirte. Por eso tu alma, igual que la mía, está condenada a vagar por los pasillos solemnes de este museo. Solo ruego que el fuego, en cualquier momento, logre finalmente liberarnos.

15 comentarios:

Víctor dijo...

Goya se alegraría de leer esta mini, Claudia.

Un abrazo.

Alberto Flecha dijo...

Texto precioso y preciosista. Muy poético. Ritmo y palabras evocadoras que permanecen en el paladar. El único pero que yo le pondría es que depende demasiado de la imagen para ser comprendido. Enhorabuena.
Un saludo

Esteban Dublín dijo...

Y yo también, Víctor.

Steki dijo...

Qué bueno, Clau! Tiene razón Víctor. Bsote, amiga del alma.

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

¿Cómo la habrá preferido el pintor?

Me encantó, bello texto.
Besos.

TORO SALVAJE dijo...

Pobrecillos.
Que arda el museo ya.

Besos.

Ricardo Musso dijo...

Jamás imaginé que “la Gitana” fuese tan mojigata!.

Mirá que venirle a echar en cara a Paco que la haya pintado desnuda si ella solita se quitó la ropa!.
Y encima después se enganchó con el tipo y fueron pareja.

Naaaaaaa…., cada día entiendo menos a las mujeres!.

Gracias por demostrármelo una vez más.

Besos.
Rik

Maite dijo...

Jajaja, me he reído con el comentario de Ricardo, muy ocurrente. En cuanto al relato, que es lo importane, me ha parecido que tiene una prosa muy cuidada y que la significación de "majadería" está muy acertada. Un abrazo

hugo dijo...

Hola Claudia:

Creo haber leído tu texto unas cuatro veces, quizás sean más. Todo a partir de una coincidencia, en primer momento, con Alberto Flecha acerca de lo hipotecado por la imagen que podía estar tu texto.


Pienso que hay dos lecturas probables -posibles hay infinitas- O bien lo leemos teniendo en cuenta la imagen de la "señora de Alba". O bien, que es lo que he hecho, prescindimos de la imagen y entonces aparece el discurso del rencor después de la pasión, el ajuste de cuentas más allá de la vida y de la muerte y, sobre todo, el hecho de quedar apresados los dos en un mismo sitio no deseado: el museo -sin duda la quintaesencia de la fosilización enciclopédica de ofrecer el arte. Pienso en el Prado. Pienso en la presentación de Goya en el Prado, sobre todo, en la falta de criterio que preside la sala de las pinturas finales de Goya, las de la "quinta del Sordo". No se puede exponer de la misma forma a Velázquez -para el cual sin duda se construyó aquel museo que a Goya...y paro-.

Pienso que la gran virtud de tu cortito es plantear desde el rencor de la primera persona el deseo del fuego -¿eterno?- para saldar aquello que no saldó la muerte.

No puedo menos que recordar lo que escribiera allá por 1932, Luis César Amadori con música de Charlo: "Rencor, mi viejo rencor, / tengo miedo de que seas amor".

Por supuesto, tu texto, de majaderías, en el estricto sentido de la palabra, nada de nada -Claro, que con la expresión gestual de la "señora de Alba" hay para hacer un hermoso estudio psicoanalítico, quizá porque ella sí deja traslucir su "majadería"-

Como bien sabes nunca podré comentar "en corto",
chau,
salut,
hugo

PABLO FRANKO dijo...

A mi me había parecido que la Maja se quejaba de que la había pintado vestida... pero leyendolo a Ric veo que entendí al reves... o era al derecho? Hermoso texto, bonito Beso

Magah dijo...

Que mejor lugar que un museo para hacer un culto al fatalismo! allí todo es viejo y con infulas de sobrevivir... las almas vagan y solo las salva el fuego.
Buen relato Clau!

Scrit dijo...

Fuego purificador ven a mi, malogra aquello que nunca debió ser logrado.

Ricardo J. Román dijo...

Siempre he considera el relato breve como el más difícil de todos. Me ha gustado tu espacio.

Besos.

Fabiana dijo...

Debe ser muy triste la vida allí adentro. Se asemeja a un mausoleo. No se por qué pero me vino esa imagen a la cabeza mientras leía.

Y quizás sea cierto eso de que la única salvación sea el fuego...

Besitos.

cHaROl dijo...

JA! me causo gracia el coment de hugo!
"Creo haber leído tu texto unas cuatro veces, quizás sean más"
Bueno, en fin, perdon por reirme de cosas que no son graciosas, pero me imagine que le pudo tomar... 4 minutos?? Jaja!
Me gusto mucho el texto!
Saludos!