Páginas

Explicación Cortita

Lo característico de la minificción o microrrelato, es su capacidad para disparar sugerencias múltiples en la mente del lector. Para ello se vale de la ambigüedad y de modos oblicuos de expresión, como la ironía, que apuntan a que lo que parece ser no sea, o no se sepa con seguridad si es o no es. De ahí que la paradoja y la parodia sean tan frecuentes. También lo es el doble sentido, en cuyo caso se acerca peligrosamente al chiste. En este límite, el trabajo con las palabras es lo que determina la diferencia".

Raúl Brasca.

jueves, 5 de febrero de 2009

Magia Negra

Estaba en el suelo, retorciéndose cual epiléptica, los ojos en blanco, una espuma roja brotándole de la boca. Llevaba puesto un collar de gemas extrañas, con formas de ojos, de un color fulgurante. Creímos que parecía víctima de algún maleficio de magia negra. Nos invadió el temor. Proseguíamos nuestro camino cuando vimos al policía con el delincuente esposado, y mientras la ambulancia que venía a gran velocidad subía a la acera, ellos pasaban delante de nosotros. Nos avergonzamos de nuestras sospechas y entonces, el delincuente nos miró. Sus ojos eran iguales a los del collar de la víctima, que ya había dejado de moverse.

.

10 comentarios:

Steki dijo...

Miércoles! Que te inspiraste con esos ojos, eh! Genia!
Me voy a dormir... porque se me cruzan los ojos! Jaja.
BACI, STEKI.

TORO SALVAJE dijo...

Es fuertecito éste...
Y muy bueno.

Besos.

Soledad Sánchez M. dijo...

Inquietante, escalofriante y completo. Y redondo.

Me ha gustado especialmente la sensación de miedo antre el brillo de las gemas y los ojos. Muy lograda.

Un beso.

Soledad.

Fabiana dijo...

Perfecto. Y muy actual.
Saludos.

María dijo...

Magia negra atrapante, me gustó mucho lo que escribiste Claudia.

Un beso.

Ricardo Musso dijo...

Brillante relato de Magia Negra!

Me vino a la memoria aquella canción de Cacho Castaña:

“quieren matar al ladrón,
que se robo una mujer.
Quieren saber donde está,
y nunca lo van a saber…”

Solo que al tuyo lo casó la cana!.
Que pena…, pobre tipo, porque es tan lindo eso de “embrujar una mujer” de vez en cuando!.

Cariños.
Rik

Luís Serrano dijo...

Que placentero resulta esto de participar en minificciones cada mes y ademas poder seguir tu blog aquí tambien.
Me gustó lo que escribiste.
PAZ.

Daniel Os dijo...

Muy buen relato, Clau, que me impulsa a invitar a confiar más en la existencia de la maldad como atributo no sólo humano sino del hijo del vecino, que en la magia en sí.
Todos tenemos, y sabemos usar, las herramientas con que hacer daño (por necesidad, provecho o placer)… la magia la tendremos que volver a definir cuando veamos que las fuerzas paranormales son más bien terrenas y al servicio que queramos otorgarles.
Un beso grandote!!!
D.

Marcela dijo...

El famoso poder de los ojos. El fuego de las miradas.
Muy bueno.
Besos.

moderato_Dos_josef dijo...

Misterioso esóterico, fulminante, genial!