Páginas

Explicación Cortita

Lo característico de la minificción o microrrelato, es su capacidad para disparar sugerencias múltiples en la mente del lector. Para ello se vale de la ambigüedad y de modos oblicuos de expresión, como la ironía, que apuntan a que lo que parece ser no sea, o no se sepa con seguridad si es o no es. De ahí que la paradoja y la parodia sean tan frecuentes. También lo es el doble sentido, en cuyo caso se acerca peligrosamente al chiste. En este límite, el trabajo con las palabras es lo que determina la diferencia".

Raúl Brasca.

viernes, 28 de noviembre de 2008

Angustia



Amor y muerte. Dolor y soledad.
Valor frente al miedo.
Risas que tapan lágrimas.
Todo junto, todo ahora.
Y la angustia envolviéndolo todo.

No es buen momento para que estés aquí.


15 comentarios:

Soledad Sánchez M. dijo...

Un todo violento y difícil en este verso, Claudia. Un resumen perfecto de alma agitada por la propia vida. Y sí, quizas hay que esperar a que vuelva la calma (aunque el fondo profundo siempre será oscuto) para volver a ella.

¡Precioso!

Un beso.


Soledad.

VAE VICTIS...!!! dijo...

No sera bueno el momento pero es ahora en que tengo que estar a tu lado amiga mia, por que quizas me necesites !!!
Si todo fuera:
Amor y vida. alegria entre otros.
Si no existiera el miedo.
Si las lágrimas fueran de risas.
Y todo eso junto en este momento.
Todo envuelto en felicidad...
en el mejor momento de tu vida.
NO estaré alli,quizas no me necesites o no te des cuenta de mi presencia, no quisiera opacar tu felicidad, no quisiera salpicarte con las tragedias de mi propia vida...
Besotes
vae

moderato_Dos_josef dijo...

Un verso turbulento, agitado, pero es que a veces la vida se impone de forma brusca...

TOROSALVAJE dijo...

Te entiendo. Si a algo le temo es a la angustia.

Que se vaya.

Besos.

Steki dijo...

A las angustias y dolores hay que verlos como cuando vemos pasar a las nubes por el cielo.
No trates de evitarlos, dejalos que pasen y cuidá que sigan su camino.
Los dolores existen, están, nos han dejado su marca. Lo que hay que modificar es nuestra mirada y sanarlos. Pero para sanarlos tienen que doler.
Todo pasa. Tiempo al tiempo.
Yo estoy para acompañarte, mientras tanto.
Mucha luz para ti, amiga del alma.
BACI, STEKI.

Juan dijo...

Claudia

Nubes turbulentas nos azotan
nos impregnan de su oscuridad.
Pero abramos los ojos del alma
caminemos con fe.
Él nunca nos abandona.

Hoy estoy contigo y te envío todas mis vibraciones positivas.

Un fuerte abrazo.

Juan Antonio

Marcela dijo...

Lindo.
Y cierta, además, esa sensación que a veces nos domina.
Beso.

María dijo...

Abrazo, Clau, abrazote.

Te quiere mucho, María.

Daniel Os dijo...

Si este no es el momento para que esté aquí significa que lo estoy. Entonces o debo estar o este momento no existe.

Anónimo dijo...

Pues por todo eso es que ES el momento para estar alli...Como me hubiese gustado estar a su lado en los momentos ultimos de Alfonsina...Quizas no habrian sido los ultimos. Gengi

Sin Rastro dijo...

Un todo que envuelve por unos instantes la fuerza para seguir...
Debes llorar para aclarar la vista y decidir olvidar...
ahora todo podria pintar gris..pero enseguida un arcoiris podra venir!!
Un abrazo fuerte!! Seguire tu rastro!

santiago dijo...

dejar a un lado la angustia, es lo mejor que se puede hacer
un placer leerte

Uno más en el mundo dijo...

no le quites las piedras al río
no le saques el alma a tu sombra
no le arranques la savia a ese árbol
no le arrugues la piel a la fruta
no le tapes el sol a la tierra
no le cubras de nubes los parques
no almidones de acero lo verde
no permitas al fuego que avance
no te amargues en lágrimas fatuas
no cercenes las almas que vuelan
no maltrates la lluvia que cae
no desistas de abrirte de gozo

Juan dijo...

Claudia Sánchez

Una palabra
una sonrisa
una caricia
un abrazo
endulzan al alma.

Feliz domingo, amiga.
Que Dios te siga bendiciendo.

Juan Antonio

Luis dijo...

Un texto arrebatado de tristeza y desesperanza.
Bello, muy bello y sobre todo sincero.
Esos son momentos que a todos nos tocan el alma y dejan su huella, pero de ellos aprendemos y con un poco de voluntad salimos adelante crecidos, fortalecidos y, con una experiencia más que añadir a nuestra visa.
PAZ